Mercedes-Benz 300 SLR de 1955 se vende por un récord de 143 millones de dólares

Un Mercedes-Benz 300 SLR «Uhlenhaut Coupé» de 1955 estableció el récord del automóvil mucho más costoso vendido en una subasta. La oferta ganadora de $143 millones sobrepasa el valor del poseedor del récord previo, un Ferrari 250 GTO de 1962 que se vendió en 2018 en la Monterey Car Week por $48,4 millones. El valor era aun el doble de la venta privada de otros 250 GTO, que se creía que era el punto mucho más costoso. Una confluencia de causantes asistió a lograr el valor estratosférico, incluida su trágica historia de fondo en el peor incidente de carreras de la historia.

Pese al nombre y las puertas, el automóvil tiene poquísimo que ver con el 300 SL con alas de gaviota que predomina como entre los modelos mucho más icónicos de la marca. Bajo la piel se semeja mucho más a un Mercedes W196, el último de una línea de coches de carrera Silver Arrow que data de 1934. El W196 compitió en las temporadas de Fórmula Uno de 1954 y 1955 y ganó los dos torneos. Y un caso de muestra estableció un récord de subasta hace unos años antes de ser superado por otros, incluyendo el citado Ferrari.

Tras su éxito en su año inaugural, el W196 se convirtió en un convertible 300 SLR de un solo taburete para competir en el Campeonato Mundial de Coches De deportes de 1955. La serie incluyó carreras legendarias como Mille Miglia y Targa Florio, las que Mercedes ganó con Iconos del automovilismo como Stirling Moss y Juan Manuel Fangio al volante.

Eso por sí mismo transformaría al 300 SLR en un coche de compilación muy deseable, pero asimismo es realmente difícil ignorar el lado mucho más obscuro de su crónica. En las 24 Horas de Le Mans de 1955, el 300 SLR conducido por la lengua francesa Pierre Levegh chocó ferozmente con otro automóvil y fue catapultado a las gradas. En ese instante, el Circuit de la Sarthe carecía de las modernas cautelas de seguridad con las que se edifican las pistas modernas, y los apasionados estaban separados de la pista por solamente que un muro bajo de tierra.

El automóvil cayó de punta a punta a lo largo de múltiples metros y se desintegró en el momento en que sintió que las partes volaron hacia la multitud. Elementos pesados ​​como el bloque motor y la suspensión frontal. La mitad posterior se incendió y el fuego se extendió de manera rápida a los cuadros de la carrocería hechos de una aleación de magnesio ligera (300 SLR significa 3.0 litros Sport Leicht Rennen o «Sport Light Racing» en alemán), pero enormemente inflamable. En suma, 84 personas fallecieron, incluido Levegh, quien murió en el momento en que fue lanzado al pavimento. Otros 180 terminaron lesionados.

Impresionantemente, la carrera continuó, pero en el momento en que el ingeniero jefe del programa de carreras, Rudolf Uhlenhaut, se percató de la intensidad del desastre, sacó a Mercedes de la rivalidad. Los desenlaces oficiales cuentan a Jaguar como el ganador, después de que su gerente rechazara el llamado de Uhlenhaut para renunciar juntos. Como resultado, se anularon muchas carreras dado a que las pistas de todo el planeta luchaban por prosperar la seguridad. Mercedes se retiraría del automovilismo a lo largo de mucho más de 30 años. La compañía no volvió a marchar hasta 1989.

Quizás te Interese  Ford Ranger 2022 en todas sus versiones

Según RM Sotheby’s, que facilitó la subasta, Uhlenhaut tenía en mente transformar el 300 SLR en un cupé de techo fijo para competir en la Carrera Panamericana (que fue anulada debido al incidente de Le Mans). Unicamente se edificaron 2 ejemplos. Tampoco se vendió jamás al público.

Hasta la actualidad. En una subasta privada en el museo Mercedes en Stuttgart el 5 de mayo, la propiedad del segundo de los 2 Uhlenhaut Coupés cambió de manos. Los pujadores procedían de una corto lista de coleccionistas escogidos por nuestra Mercedes. Mercedes afirma que decidió separarse del prototipo para detallar el Fondo Mercedes-Benz. El software dará becas globales para alumnos de ciencias ambientales.

«Con el ‘Fondo Mercedes-Benz’, nos agradaría alentar a una exclusiva generación a proseguir los pasos renovadores de Rudolf Uhlenhaut y desarrollar tecnologías novedosas y pasmosas, particularmente aquellas que respaldan la meta primordial de la descarbonización y la conservación de los elementos», ha dicho. el directivo general del Conjunto Mercedes-Benz. Hola Kallenius.

El valor récord fue de todos modos el resultado de una tormenta impecable. No solo tenías el coche en sí, una pieza maestra bella y tecnológicamente avanzada que era fundamentalmente un coche de carrera de múltiples torneos, sino era históricamente primordial y conducido por varios de los mejores pilotos de la historia. Asimismo tuvo la extravagancia, catástrofe y peculiaridad de estar en la compilación de la automotriz desde nuevo, aparte de respaldar una aceptable causa. El valor final es un registro que probablemente continuará a lo largo de bastante tiempo.

Vídeo contado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.