No descarten a Montoya, solo está en Indianápolis para ganar

INDIANAPOLIS (AP) – Oh, es solo Juan.

Eso es lo que dicen de Juan Pablo Montoya en el momento en que no desea llevar a cabo algo, repudia un pedido o sencillamente finge que no escucha lo que le solicitan.

Regresó al Indianapolis Motor Speedway para lo que podría ser su última vez como corredor. Cumple 47 años en el mes de septiembre y está enfocado en contribuir a desarrollar la carrera de su hijo.

Entonces, en el momento en que Montoya dio solo 2 vueltas con vientos de 41 mph en «Friday Fast», y en el momento en que se quedó atrás en la práctica o tuvo una carrera clasificatoria desilusionante, ciertos de sus contendientes se preguntaron si el colombiano desea estar en la carrera.

De súbito, «ese es solo John» empezó a cambiar a «John está registrado».

En el momento en que Associated Press le preguntó si sus compañeros contendientes creían que Montoya no lo daría todo en Indianápolis, en silencio miró por la ventana del Chevrolet Camaro y lo distanció de una aparición.

«Bien por ellos», respondió por último. Y eso fue todo.

Montoya es un misterio -siempre y en todo momento lo fué durante una carrera de sobra de tres décadas- en el sentido de que hace lo que desea en el momento en que desea. Es franco, terco y una vez fue considerado de los mejores conductores de todo el mundo.

Como en ese instante, apareció en Indy 500 como novato en 2000 y lideró las 33 de las 200 vueltas para ganar. O, solo algunas semanas después, en la carrera CART en Michigan, en el momento en que Montoya corrió rueda a rueda con Michael Andretti a lo largo de prácticamente doce vueltas finales para ganar lo que se considera entre los mayores duelos de monoplazas en la historia estadounidense.

Montoya pasó a la Fórmula 1 la temporada siguiente y en solo su tercera carrera ganó un juego de pollo con Michael Schumacher. Montoya se negó a levantarse mientras que corría por el liderato, la terquedad desvió a Schumacher.

Montoya amontonó siete victorias en F1, ganando en Monza, Mónaco y Silverstone, antes de fatigarse de la política y llamar a Chip Ganassi para poder ver si había vacantes para él en USA. Ganassi ha dicho sí, ven a NASCAR, y Montoya lo logró a lo largo de siete temporadas y 2 victorias en la Serie de la Copa.

Entonces fue de regreso a IndyCar y un regreso a Indianapolis Motor Speedway por vez primera en 14 años. Montoya acabó quinto en su segunda Indy 500.

¿El año próximo? Montoya consiguió su segunda victoria en Indy 500 en tres aperturas en su trayectoria en 2015.

La línea de estadísticas de Indy 500 de Montoya no es verdadera: 2 victorias en seis juegos y solo un final bajo el noveno; no acabó en 2016 en el momento en que estuvo implicado en un incidente.

El presidente del equipo Arrow, Taylor Kiel, mencionó que Montoya está «completamente» puesto en compromiso y contribuye un sinnúmero de conocimiento y experiencia a una alineación sin experiencia de Pato O’Ward y Felix Rosenqvist en Indianápolis.

“Pienso que Juan es una adición a nuestro programa en varios sentidos, y precisamente tiene mucha experiencia. Tu currículo charla por sí mismo”, ha dicho Kiel el viernes. «Pero lo que nos ofrece es una exclusiva visión y opinión. Estuvo viniendo a este equipo en el transcurso de un mes y puede ofrecernos una visión general de dónde piensa que nos encontramos, pienso que eso es esencial».

Quizás te Interese  Los mejores tours en moto en 2022

«Es con la capacidad de ganar esta carrera desde cualquier situación de salida y lleva razón: la carrera es el domingo y tengo plena seguridad en que proseguirá adelante como lo logró el año pasado».

Entonces, si Montoya siente que no requiere ofrecer vuelta tras vuelta en Indy para prepararse para el día de la carrera, le afirmará a Arrow McLaren SP que la carrera no es hasta el domingo y que no está poniendo en riesgo su coche. Montoya va a conducir para Arrow por segundo año consecutivo tras finalizar noveno el año pasado. Precisamente es mucho más capaz, mucho más relajado y mucho más calculado que en su mejor instante.

«Estoy bien. No debo fingir. La ventana donde marcha este coche es pequeñísima y realmente difícil de comprender», ha dicho Montoya a la AP. «Soy el tercer conduzco de este equipo, tengo el tercero. Si lo destruyo antes de la carrera, el cuarto coche que conozco no va a ser tan bueno como el que tengo en este momento».

“¿Por qué razón correr ese peligro? Eso es sencillamente imbécil».

Todavía se comporta con exactamente la misma seguridad que tenía en el momento en que era un intrépido joven de 23 años nuevo en las carreras de monoplazas estadounidenses. La única vez que se suaviza es en el momento en que charla de su hijo Sebastián, de 17 años, quien va a correr en Mónaco este fin de semana en el momento en que Montoya lleve a cabo la que podría ser su última carrera en la Indy 500.

En el momento en que se le preguntó si todavía tenía exactamente el mismo deseo, Montoya respondió: «¿Viste Mid-Ohio la semana anterior?».

En verdad, viajó desde la carrera en ruta en Indianápolis el sábado durante la noche hace un par de semanas hasta Ohio al día después para formar parte en un acontecimiento de coches de deportes de IMSA. Montoya se recobró de una penalización para levantarse con la victoria de la clase.

Montoya comienza el domingo 30°, su nivel mucho más bajo en la Indy 500. Deberá pasar una secuencia de coches para ganar un tercer premio Borg-Warner, pero advierte a cualquier persona que lo descarte.

“Verdaderamente jamás creí en montar una ola verdaderamente grande y meditar ‘soy el más destacable’. No, solo conduzco tanto como puedo y lo hago lo destacado que puedo», ha dicho Montoya. «Debes rememorar, tengo 46 años y corro a los 22. Los jóvenes de 22 años se sienten insuperables. y no comprenden el panorama general. El panorama general es que debe proteger su automóvil a lo largo de 500 millas para tener alguna oportunidad de ganar”.

¿Volverá nuevamente?

Montoya se encoge de hombros. No ve ningún ámbito en el que esté rivalizando con su hijo en la Indy 500 (los 2 fueron compañeros de equipo de coches de deportes en Sebring a inicios del actual año), pero no sabe qué viene después.

«No volveré y competir en Indy solo por competir en Indy», ha dicho Montoya. “Debe ser con un equipo que desee ganar. Si McLaren desea que lo realice nuevamente, lo voy a hacer nuevamente pues me agrada este equipo y no voy a venir aquí si no pienso que logre ganar la carrera».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.